EL 8N O LA CONTRAMARCHA AL PROGRESO SOCIAL

El desarrollo de la economía con crecimiento distributivo social de la renta no tiene garantía de estabilidad como de superación de la lucha de clases. La economía nacional que depende necesariamente, por ahora, de las leyes económicas en la relación mundial de producción está atada al sistema capitalista mundial. Ello genera contradicciones que se fijan por crecimiento, expansión y crisis en sus límites por lo que evolucionan a antagónicos al objetivo político del programa o modelo económico de transición, si éste no avanza en medidas de distribución que afirmen, no solo sueldos y salarios, sino la tenencia de la propiedad en forma social. No hacerlo conduce inevitablemente al final del “progresismo burgués”.

Leer más